Caracas Santa

El manto ¿sagrado?: un hombre vestido de nazareno y otros con chemises al estilo de Pare de Sufrir decían "pase por el manto sagrado"

Las calles se convirtieron en un enorme paso peatonal. Si se hubiese podido ver desde el espacio se hubiese apreciado cómo de un lado al otro una serpiente caminaba a paso lento, acercando un poco más la mirada se notaría que eran personas: muchos llevaban una prenda morada, otros vestían de Nazareno en especial los niños porque los grandes hacen promesas que ellos pagan, la ley de la vida.

Era viernes Santo en la ciudad capital y el centro tenía su mismo rostro: gente por acá, gente por allá, buhoneros que aprovecharon la ocasión y cualquier cantidad de situaciones pintorescas. No así el resto de la ciudad que tenía considerablemente menos habitantes.

Las personas estaban movidas por una vocación más grande que ellos mismos, una fuerza que los impulsaba a aguantar pacientemente una cola eterna y lenta que podía darle la vuelta a cualquiera de los templos. Pero no importaba, en ese momento vivían sus propios peregrinajes, hacían sus propios sacrificios para pedir con profunda fe que un pequeño milagro ocurriera.

Alrededor de los templos estaban los mercaderes. No es el pasaje bíblico, es más bien la crisis: estaban los buhoneros vendiendo desde incienso o espigas de colores –símbolos de la época- hasta cualquier cantidad de especias de esas que llaman espirituosas. A las afueras de la iglesia Corazón de Jesús un señor recordaba tiempos pasados al estar sobre su camión , rodeado de caña, moliendo y moliendo para sacar un refrescante vaso de agua de caña que bien caía a quienes lo rodeaban ansiosos por calmar la sed.

En el camino a otras iglesias no faltaban los muchachos de a pie que, parados en una esquina, gritan con un cantadito: “comprovendo oro oro oro euros dólares oro oro oro”, no llamarían la atención en un país normal, pero siendo que los ciudadanos venezolanos tienen un restringido acceso a las divisas extranjeras, no deja de ser llamativa la aparición de estos personajes en las esquinas del centro caraqueño, a pocos pasos de la policía.

Cabalgata admirable

Cabalgata admirable: al recibirlos lanzaron globos tricoles al cielo

Cabalgata admirable: al recibirlos lanzaron globos tricoles al cielo

Un hecho insólito fue que en medio de todo este escenario aparecen unos hombres montados en caballo y cargando enormes banderas tricolores quienes, con orgullo, se convertían en los primeros en hacer una cabalgata admirable –después de El Libertador, claro está.

“Mi esposo es amante de la historia y le encantan los caballos, así que se tomó 42 días para lograr este sueño que compartía con sus amigos”, comenta la esposa de uno de los organizadores. Los hombres viajaron desde Cúcuta hasta la casa de Bolívar, en el centro de Caracas, en el camino se les unieron otros tantos con la misma pasión.

Domingo de resurrección

Quema de Judas en Caurimare: el personaje escogido fue Marjorie Calderón y la llamaron justicia tuerta

Quema de Judas en Caurimare: el personaje escogido fue Marjorie Calderón y la llamaron justicia tuerta

Terminando los días santos la ciudad comienza a recobrar su mejor cara: el tráfico, la gente, el ruido. A las 6 de la tarde, justo antes de anochecer y hacia el este de la ciudad, las comunidades salen a recobrar una tradición. No había una multitud en las esquinas de Santa Paula o Caurimare (Urbanización El Cafetal), pero había una cantidad considerable. Las personas se reunieron para hacer la quema de Judas.
Esta vez el personaje escogido fue Marjorie Calderón –famosa en estos días por ser la jueza que sentenció a 30 años a los policías Metropolitano por el caso del 11 de abril de 2002. “Justicia, justicia”, gritaban apoyados por las cornetas de los carros que pasaban.

En Caurimare calificaron a su Judas como la justicia tuerta y al son del Himno Nacional procedieron a convertir en cenizas a su propia Marjorie Calderón.

Más imágenes en: http://www.flickr.com/photos/buenassalenas/
Nayari Rossi Romero.-
Festividades/Tradiciones
14 de marzo de 2009

crónicas de lo que pienso

Deliciosa web 2.0

Mes a mes

A %d blogueros les gusta esto: