Placeres simples

Aquí estoy comiendo @unheladito con los creadores 😀

Disfrutar la vida no es un derecho, es un deber. Encontrarle sabor a cada momento, ponerle color a cada hora, sonreir con cada día, no es más que una cuestión de decisión.

El domingo fue un día feliz, el primer día de agosto me regaló un domingo diferente.Yo, que soy fiel practicante de esa doctrina que reza “Il dolce fare niente” para el último día de cada semana y tengo por costumbre comer helados y ver tele los domingos, yo que O-DIO salir los domingos de casa –eso de quitarme la pijama y lavarme las lagañitas es pagano en este día- decidí que este domingo me saldría de la costumbre, para variar un poquito.

Este domingo lo merecía. Luego de unas labores de trabajo que me dejaron liberada a la una pe eme, finalmente pude disfrutar de una tarde familiar: fuimos a comer alguito y de allí al Mercadito de la Plaza (@elmercaditodlp).

La ciudad puede ser amable de vez en cuando y la idea de apropiarnos de una plaza, comer @unheladito de cardamomo y otro de té verde, un tequeño de plátano,comprar unos zarcillos locos y ver qué se está haciendo en el diseño criollo es casi un tratamiento espiritual, como ir a un spa y exfoliarnos la esperanza, dejarnos el cutis limpio para sonreir y creer que sí, este país definitivamente puede dejar de ser aburridamente monotemático.

Agosto empezó así, me agarró de sorpresa y me regaló una felicidad tan simple, tan inesperada, casi tonta.

Aquí algunas fotos

Anuncios

Acerca de pomarrossa

Tuiteo, monto contenido en Facebook, escribo en blogs varios, comunico para la web, edito (aunque no es mi parte favorita) y escribo para impresos también. Mi alter ego planifica y diseña un programa cultural para el preescolar Rufo el Canguro. Un emprendimiento: chicasquecorren.com porque corro bailando flamenco, es un estilo que estoy por patentar y hago yoga. Creo en un estilo de vida sano y trato de tener hábitos saludables y comer balanceado todo esto, la verdad, lo hago para ahorrarme los realitos y la incomodidad de una consulta médica (siempre cuento con mi tía, la médico general que está al alcance de un mensaje de texto). Colecciono libros, tengo más de los que puedo leer. Quisiera leer y escribir más ficción pero las 24 horas del día sólo me alcanza para leer compulsivamente artículos varios sobre temas varios en la web.

4 Respuestas a “Placeres simples

  1. “Como ir a un spa y exfoliarnos la esperanza”. Gracias por esta frase.
    Te quiero, como siempre 🙂
    Mari

  2. Lo que yo daría por poder comerme un tequeño de plátano, y que conste que va sin doble sentido, es literal: mi trono por un tequeño de plátano!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Besos!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

crónicas de lo que pienso

Deliciosa web 2.0

Mes a mes

A %d blogueros les gusta esto: